Los profesionales pueden recetar a sus pacientes digitales

Permite recibir asesoramiento clínico desde cualquier lugar

REDACCIÓN, 31 ENERO 2018

Tras una larga noche de fiebre y dolor estomacal, Alberto se siente indispuesto para ir al colegio. Hasta hace muy poco su madre hubiese esperado a las ocho de la mañana para pedir cita con su pediatra, pero hoy, en lugar de marcar el teléfono de la consulta, coge su smartphone y entra en el servicio de telemedicina.

Después de rellenar los datos personales del niño y esperar entre 12 y 15 minutos, un profesional médico se pone en contacto con ellos a través de una videollamada. Una vez terminada, reciben en su bandeja de correo electrónico un informe médico y una receta con la medicación que debe tomar Alberto.

El niño ha sido diagnosticado y tratado por un experto en menos de media hora y sin salir de su hogar. Estas son algunas de las posibilidades que en la actualidad ya ofrecen la mayoría de seguros médicos privados.

Tras la avalancha de aplicaciones de salud de consulta médica por videollamada sin necesidad de contratar un seguro, ahora son las aseguradoras las que han resuelto no dejar pasar el tren de la revolución tecnológica. El 25% de las consultas médicas se realizarán a través de canales digitales como el chat, la voz o el vídeo en 2020.

Los Seguros han decidido trasladar a principios de este mes la prestación que ofrecía desde hace tres años en su póliza de accidentes para alumnos a su producto Ruta 175: un servicio de medicina online para tratar cualquier eventualidad médica que se pueda producir en el centro escolar y del que actualmente más de 200 centros y 40.000 niños se benefician.

De momento, sus clientes solo pueden acceder a la especialidad de médico de familia, pero se lanzará esta primavera una aplicación que permitirá establecer videoconferencias con cualquier especialista para interpretación de pruebas e informes, consultas sobre uso de medicamentos o tratamientos y asesoramiento en la elección de profesionales, entre otras funciones.

“Hay ciertas patologías que, evidentemente, no pueden resolverse a través de una videollamada, pero el 70% de las consultas sí puede solucionarse sin una exploración”, afirma César Morcillo, jefe de medicina interna del Hospital CIMA. Morcillo está convencido de los beneficios de las consultas digitales, “sobre todo para el paciente”, aunque reconoce que también para los propios doctores, que ven cómo el tiempo que dedican a cada enfermo disminuye.

Morcillo alega que entre los mayores beneficiados están las personas mayores, las consultas pediátricas y ginecológicas. “Se trata de pacientes que suelen tener más problemas para desplazarse o que necesitan acudir al médico con mayor frecuencia. De hecho, el planteamiento inicial de este servicio fueron las visitas de seguimiento”, sostiene.

Y está poniendo en marcha para los pacientes con enfermedades crónicas wearables de salud conectados, como dispositivos de presión arterial que envían a través de Bluetooth automáticamente la información a su médico.

Los Seguros le ofrecen las consultas digitales a 115.000 personas, a través de sus pólizas, pero, además, casi todos sus productos, tanto para particulares como para empresas, cuentan con la posibilidad de incluir un suplemento por 10 euros por persona, o 20 euros por familia, en el que se incluiría la video consulta, así como otros servicios como la analítica a domicilio o los envíos de medicamentos directamente desde la farmacia.

Sus clientes pueden acceder a través de este servicio a más de 200 médicos de 19 especialidades de los hospitales de la compañía en el horario habitual de una consulta presencial. Y para urgencias tienen disponible a médicos las 24 horas, los siete días de la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *